Por favor gire su dispositivo
para una mejor experiencia

Más artículos
11 Junio 2017 By Gabriela Isler Venezuela en el corazón

Mi amor por Venezuela

¿Te has enamorado alguna vez? Yo sí, y varias veces… Me enamoro una y otra vez de mi país, y quererlo es una sensación un tanto irreal. Crecemos sabiendo que hay todo un mundo cruzando nuestras aguas del Mar Caribe que ansiamos conocer, sabemos que hay otros lugares mágicos que por años han captado nuestra atención; y con esa misma ilusión, también hay quienes tienen sus ojos puestos en las maravillas de Venezuela que, muchas veces y a pesar de tenerlas tan cerquita, nosotros mismos limitamos y desmeritamos esa majestuosidad y grandeza que nos rodea.

Venezuela es para mí un paraíso, y lo repetiré siempre, tanta veces como sea necesario… Es una nación que está en plena etapa de reconstrucción y con grandes retos por delante; sin embargo hay algo que no ha cambiado, hay algo que permanece y que se extiende por cada estado de Venezuela, y es su privilegiada geografía. Es cada espacio lleno de historias, cada parque nacional, cada montaña, cada planicie; es su inmensa biodiversidad, su fauna, su exótica flora, sus increíbles paisajes y todos monumentos naturales.

Gabriela Isler - Los RoquesSoy de las que piensa que esa etapa de reinvención del país que está cada vez más cerquita nos necesita a todos, y yo sigo estando dispuesta a ser parte de ella de la mejor manera, volver a Venezuela es lo que más me motiva. Es por eso que pienso que hay algo innegable, y por lo que sería fácil convencer al mundo entero, y es que podemos ser una potencia en turismo, tan solo necesitamos creérnoslo nosotros primero, y trabajar juntos para que eso sea posible.

Desde pequeña tuve la bendición de visitar espacios maravillosos de Venezuela, iba regularmente a fincas, me bañaba en ríos, disfrutaba del llano, de las playas de Morrocoy, visitaba haciendas que contaban historias de nuestros héroes, y esos pueblitos coloniales llenos de color y sabor. Con todas esas experiencias acumuladas siempre pensé que era bastante, que aún con poca edad ya conocía gran parte de mi país, pero me quedé corta. Desde hace varios años me he aventurado a conocer más y más de mi tierra, de mi cultura y de mi gente… ¡Y sigo sorprendiéndome de lo que el mundo –y nosotros mismos- nos estamos perdiendo la oportunidad de conocer!

Mi último viaje fue el pasado mes de marzo al archipiélago Los Roques, era la primera vez que visitaba este lugar tan admirado por muchos, incluso por mí misma. Siempre que me preguntan por mi país trato de mostrarles lo más maravilloso que tenemos, así que siempre buscaba fotos y les mostraba el azul turquesa de nuestras aguas, los corales y los arrecifes mágicos que constituyen cada una de sus islas pero cuando me preguntaban si ya había ido, me reía y les respondía que no. Sin embargo, eso no me impedía sentirme convencida y enamorada de tal belleza natural.

Soy de las que creen que las personas aprenden a querer a través de las querencias de los demás; es decir, si tú amas algo y tus razones son obvias, los que te rodean -tarde o temprano- empezarán a tomarle cariño porque con mucho amor los haz acercado. Entonces, es por eso que he decidido tener las razones suficientes para poder hablar de mi país con mucha convicción y contagiar a los demás con el amor y el respeto que tengo por Venezuela.

Los Roques es un lugar mágico, y no necesitas tocar tierra para saberlo… Cuando vas volando sobre sus aguas empiezas a sentir cómo se te eriza la piel, parece ver una acuarela dibujada por Dios que es imposible dejar de admirar. La espera en el trayecto del vuelo se hace corta cuando de pronto empiezas a ver los arrecifes y sus formas, cuando la majestuosidad del azul de sus aguas te muestra hasta más de 9 tonalidades, cuando descubres que la arena de sus islas sí es blanca.

El pueblito es pequeño pero está lleno de paredes y detalles de color que caracterizan a las posadas, sus calles son cortas y la mayoría llevan a la plaza, su gente es amable y más que genuina. Sin embargo, mi estadía no sería en tierra firme, sería una aventura sobre el mar, un hospedaje en un catamarán que me permitió amanecer todos los días en un lugar diferente, con un azul diferente, con una magia diferente…

Cada islita tiene su encanto y las historias de los navegantes hacen aún más enriquecedor cada espacio: el por qué de su nombre, cómo son sus habitantes, y cuáles son las actividades y los deportes que se practican. A decir verdad, debo admitir que fue un viaje que cambió mi forma de “disfrutar de la playa”. Hice snorkeling para apreciar los corales y las especies marinas; me sumergí a ver la hermosa Virgen del Valle que está anclada en la llamada piscina; intenté tomar clases de kitesurf –y creo que voy a necesitar como 10 clases más; hice stand up paddle en las partes más bajitas; y mi novio y yo nos aventuramos a cruzar islas los dos juntos en un solo paddle, paseo en el que fui atacada por “tabanos” (moscas que pican), ja, ja, ja. En fin, un viaje lleno de experiencias maravillosas.

Enamorada así como quedé ahora me sentiré más segura cuando tenga que convencer a alguien de lo maravillosos que son los paisajes de nuestro país, en especial de Los Roques. Basta entrar en contacto con la calidez de sus aguas y escuchar el viento que entre susurros te habla; basta encontrar ese momento de paz y serenidad mental; basta darte cuenta de lo virgen que son sus espacios, y lo cerca que puedes estar de las especies que los habitan, y que te invitan a admirar y callar; basta saber que todo eso es tuyo, que es tu país, que es Venezuela, y que su belleza sobrepasa incluso a la de los lugares más icónicos del mundo.

¡Tenemos millones de razones para convertir a nuestro país en un destino de ensueño y solo de nosotros depende llenarnos de amor, tomar acción y contagiar con nuestra esperanza a los demás… Todos podemos enamorarnos de Venezuela tan perdidamente como lo estoy yo!

Con cariño,

Gabriela Isler - Firma

 
 
 
 

Foto destacada y de portada cortesía de @LosRoquesParadise

6 Comentarios sobre “Mi amor por Venezuela”

  1. Yaneth Chique dice:

    Qué hermosa eres Molly! Qué ganas de visitar Los Roques!!!!!!!

  2. Paola dice:

    Excelente iniciativa. Tenemos que dar a conocer las maravillas que tenemos en nuestro país. Admiro tu pasión por rescatar lo bonito de Venezuela

  3. Amaleoy rondon dice:

    Simplemente hermoso.

  4. Paola Farfan dice:

    Que bella eres molly, amo leerte, me encanta saber de ti, confieso que cuando veo tus fotos, me transmite paz, y seguridad. Me encantaría conocerte. Te amo, besitos.

  5. Paola Farfan dice:

    Los invito a conocer la gran sabana, mi lugar mágico.

  6. Me encanta, y comparto todo lo plasmado en este artículo. Yo también en mi Blog le dedico un pedacito sobre mi VENEZUELA. Es inevitable hablar de ella y de todo lo que tiene para ofrecernos. Te invito a leerlo, lo llamé UN VUELO DE TRECE HORAS y puedes ubicarlo en http://www.respirayviveblog.wordpress.com

    Venezuela cuenta con nosotros!
    Un abrazo.