Por favor gire su dispositivo
para una mejor experiencia

Más artículos
25 septiembre 2017 By Gabriela Isler Choose You / Elígete a ti

¡La decisión de ser mamá!

Desde que me comprometí con Alberto, y decidimos avanzar como pareja a un nuevo nivel y establecernos como familia, muchas son las preguntas que nos hacen: algunas en tono jocoso, y otras de forma muy seria como si estuvieran evaluando la calidad de nuestra relación.

El cuestionamiento que ahora está de moda –incluso sin habernos casado todavía- es “¿cuándo van a tener hijos?”; y yo antes de responder tan solo me pregunto: “¿la gente no se cansa de averiguar?”. Puede ser hasta cómica la curiosidad de la gente pero… ¡Qué manía!, ja, ja, ja.

Primero te preguntan cuándo vas a encontrar un novio; después que lo tienes, te cuestionan acerca de cuándo te vas a casar –esa preguntadera espanta al novio, sépanlo-; y entonces si uno se compromete, la pregunta inmediata tiene que ver con los bebés, y después de eso vendrán muchas más: ¿lo van a bautizar?, ¿a qué escuela irá?; en fin, son miles de interrogantes que pondrán nuestra cabeza a dar vueltas y nos hará cuestionarnos tales respuestas. ¡Gracias a Dios ya yo llevó 2 de las 3 primeras!

A veces me gusta pensar que la gente no mide cuán incómodo puede llegar a ser ese tipo de preguntas si no hay una amistad sincera; incluyendo a nuestros padres y familiares que -en su ilusión por agrandar la familia- siempre tocan el tema. Es por eso que debemos estar preparadas para afrontarlo y abordarlo con naturalidad, evaluando en retrospectiva nuestra realidad: yo, por ejemplo, soy fiel creyente y promotora de la planificación familiar.

Hablando de forma individual –y a pesar de que los hijos deben ser una decisión “de pareja”- siento que el mayor peso está del lado de nosotras las mujeres como futuras madres. Los tiempos han cambiado y con él las dinámicas de las familias y su planificación: no estamos en la época de nuestros padres.

Mi mami, por ejemplo, se casó a los 18 años, literalmente saliendo de secundaria. Decidió decirle que sí a mi papá y mudarse a Valencia y empezar su nueva vida de casada; no tardó mucho en quedar embarazada, y a los 19 años tuvo a mi hermana mayor. Desde ese momento se dedicó a ser ama de casa, esposa y madre, cuidando y velando incluso por mis bisabuelos en sus últimos años de vida. Ella nunca fue a la universidad como tal, a pesar de soñar con ser abogado.

Estando embarazada de mi hermana ingresó a la facultad de Derecho de la Universidad de Carabobo y se unió al centro de activistas, lo que hizo que participara en todas las protestas… No pasó mucho tiempo cuando mi abuelo Isler, y mi papá le pidieran se retirara y se quedara tranquila con su barriga. Supongo que cuidar los apellidos también era muy importante, y mi mamá ya era una nueva integrante de los Isler.

Pasaron los años y me tuvo a mí a los 26, siendo todo mucho más relajado. Ya mami era una experta y había tenido un algo de tiempo para instruirse en educación especial, y compartía su tiempo apoyando a mi tía en una guardería que atendía a niños con necesidades especiales.

Después de 15 años de matrimonio, y aunque mami nunca pensó que eso pasaría, mis padres decidieron divorciarse… ¿Y adivinen qué? Mi mamá no tenía una carrera como tal, sus ingresos eran limitados, y además vivía en una ciudad donde no tenía a su familia. En fin, papá se fue y a ella le tocó ser mamá y proveedora de la casa.

Recuerdo que la acompañábamos a su trabajo en la guardería, o íbamos hasta en uniforme a sus clases nocturnas de tráfico aéreo, con un cachito y una chicha; e incluso mi hermana la ayudaba copiando las clases porque ella podía cabecear del sueño o caer simplemente rendida ante el cansancio que tenía consecuencia de nuestra rutina.

Todo eso ocurría en paralelo a la depresión del divorcio, tiempo en el que bajó de peso y sufrió diferentes afecciones como no ver por uno de sus ojos durante meses. En fin, la historia es tan larga que yo podría escribir un libro de todas las cosas que mi mamá ha hecho por nosotras y de lo que significa ser madre para mí.

Mi hermana y yo fuimos criadas con la intención principal de ser mujeres independientes en todos sentidos, y –por supuesto- profesionales. Ella quería que nosotras culmináramos nuestros estudios universitarios para que tuviéramos la posibilidad de salir delante de la forma en que ella no pudo.

Frente a todo lo que vivió, mami quería que primero nosotras alcanzáramos esas metas de vida, y que una vez que encontráramos a la persona indicada, entonces sí tomáramos la decisión de ser madres. En consecuencia, si me preguntan a mí si convertirme en madre me quitaría o no oportunidades, les respondería que es relativo porque en mi familia también hay historias hermosas: mis abuelas, mis tías, mis primas e incluso la de mi hermana es increíble.

Sin duda alguna, cada persona es diferente y dependerá de cómo decidan afrontar su situación. He visto mujeres que el embarazo las hace salir adelante con más fuerza y buscan oportunidades donde ni siquiera pensaban que podían existir, gracias a la motivación de darle un mejor futuro a sus hijos; he visto a otras que el tiempo se les pasa porque su prioridad laboral persiste, y alcanzan muchas otras cosas maravillosas hasta que deciden que es el momento indicado; y están también las que decidieron ser madres jóvenes y que hoy en día son profesionales exitosas que no conocen de límites.

En lo particular, hasta no tener un hogar establecido, y contar con las condiciones necesarias para traer un bebé al mundo, yo prefiero esperar y seguir trabajando por construir esa familia llena del amor que quiero darle a mis hijos.

En tal sentido, y en resumidas cuentas, la decisión es personal, y depende del carácter de cada quien permitir o no que la maternidad sea un límite o una oportunidad. Si en el camino algunas personas intentan perturbar tus pensamientos con ese tema, #ChooseYou / ElígeteATi y respóndeles:

  1. Me gustaría esperar hasta estar un poco más estable económicamente y así poder dedicarme por completo al bebé durante sus primeros 2 años de vida.
  2. Mi pareja y yo estamos organizándonos para ese momento, aún estamos jóvenes y queremos disfrutar más los primeros etapas de nuestro matrimonio.
  3. Los tiempos han cambiado y nos estamos ajustando al ritmo movido que nos impone la vida. En lo que encontremos un balance estaremos tomando esa decisión.

Estoy segura que estas respuestas les ayudarán a salir ilesas, sin herir sentimientos o susceptibilidades de nadie.

¡Besos!

Gabriela Isler - Firma

 

.
.
.

Foto: André Gabb

9 Comentarios sobre “¡La decisión de ser mamá!”

  1. Karen de la HozOjeda dice:

    Querida Gabriela, no podría ser mas acertada, en mi caso en particular, decidí al igual que tú desarrollar primero mis intereses academicos, soy medico y especialista en Pediatria, me casé, y me estabilicé laboralmente, y a inicios del año perdí mi embarazo, me tocó escuchar frases tan dolorosas como: -no sería porque trabajabas demasiado?” -es que tu usabas zapatos altos” y ahora continuo escuchando -cuando te vas a volver a embarazar?” Las personas deberiamos aprender a ser mas respetuosas y prudentes… Ojala muchas lean tu post!

  2. brenda nohemi mora dice:

    saludos molli, en un futuro serás una gran mama!! pues eres una persona ejemplar y en el mundo un modelo a seguir, mi modelo a seguir con mucha esperanza y también constancia en lo que uno desea lograr, saludos!!

  3. Celimar dice:

    Parece que el post es sobre mi….Tuve una relación de 10 años en la que siempre se nos preguntaba cuando sería la boda. Luego de la boda (ya llevo casi 3 años de matrimonio) son incansables las preguntas sobre cuando un bebé. Las personas no entienden que es una decisión de pareja. Yo les respondo que es cuando Dios quiera! Pero la insistencia de las personas ( a pesar de esperar un momento feliz como es el nacimiento de un hijo) hacen tediosa la situación. Que tal si esa pareja atraviesa por problemas financieros, o de salud y no les ha sido fácil concebir? Por lo que preguntar hace aún más dolorosa la situación.

  4. Verónica dice:

    ¡Me encantas! ¡Eres la mejor! 😘😘

  5. Anna dice:

    Que bien leer esto! Realmente me ocurre muy a menudo y más de lo que quisiera. Es tan incomodo que los curiosos quieran imponerte cosillas. Cada quien debería tener o no la posibilidad de tomar sus propias decisiones sin presiones sociales de ningún tipo. Soy rebelde sin causa y como que mientras más me dicen más se me quitan las ganas. Yo jamás había pensado en tener hijos hasta que la gente me volvió loca con eso! No me imagino la cara de los curiosos si les dijera: – Nosotros no queremos tener hijos! Creo que no fuera normal los rostros. Pero si esa es mi vida con mi pareja que carajo le importa a un tercero. Qué manía! Ah. Y estoy de acuerdo con hijos dentro de parejas estables y comprometidas a permanecer juntos, porque consideró que afecta significativamente no tener papá, o mamá o tenerlos peleando o que se yo cuanto desastre por la inmadurez de precipitarse para agradar al vecino o por capricho. Es mejor pensar porque los que sufren más son los hijos y ellos son el futuro!

  6. Bel Apol dice:

    Excelente artículo Molly ! Y si los niños tienen que nacer en un hogar establecido por dos personas maduras..

    Un abrazo

  7. Adriana Vasquez dice:

    Molly,nunca dejan de preguntar: cuando ya tienes el primer bebé, te preguntan que para cuándo el 2 ó el 3. O que para cuándo los nietos?? Y así …

  8. Astrid dice:

    Excelente, excelente artículo!! No hay palabras que agregar ni quitar! La verdad me ha caído como anillo al dedo los consejos para responder a las personas cuando me preguntan acerca de bebés. Nuestros padres, suegros y amigos deben entender que estamos en otros tiempos, y tener un hijo luego de los 25 no significa que se nos pasó el tren! Simplemente esperamos estar organizados en nuestra vida de pareja para dar ese otro gran paso! Excelente Molly, saludos de una Venezolana desde Colorado!

  9. Alessandra dice:

    Este artículo me ha gustado mucho. De cierto modo me he sentido identificada. Con apenas 21 años decidí dejarlo todo, Universidad, familia , amigos, mi país. Me casé y con ganas de formar una familia me aventuré a la tarea de ser ama de casa. Con el tiempo me di cuenta de que esto no era lo mío y poco a poco luche por tomar las riendas de mi vida. Tras una relación tóxica llego el desamor que tomó poderío de absolutamente todo, dejando daños irreparables. A todas estas la gente me pregunta y te vas a divorciar? Hasta que el divorcio llego y ya luego cuando empece otra relación la gente preguntaba… Ale cuando vas a tener hijos? Se van a casar? Todos saben que unos de mis grandes sueños es ser madre. Respondo que por el momento no tendré hijos hasta superar por completo el mal sabor del divorcio y establecerme correctamente en mi nueva relación. La gente por supuesto no pregunta más , me imagino que no esperan una respuesta tan directa y sincera hahaha pero al final agregó : sin duda alguna tendré mis hijos, los amare y apoyare con todo mi corazón.
    Les deseo feliz día a todas y me muchos saludos a Molly! 💌

Comentar aquí