Por favor gire su dispositivo
para una mejor experiencia

Más artículos
10 noviembre 2016 By Álvaro Pérez-Kattar Lifestyle

Esa energía vital llamada propósito

El título de este artículo me lleva a la siguiente pregunta: ¿qué te propones? Un propósito se define como la intención o el ánimo por el que se realiza o se deja de realizar una acción. Muy bien. Si partiendo de esta definición, te dijera que hay una relación directa entre lo que "quieres" (o deseas) y tu propósito en la vida, ¿me creerías?

No conocer nuestro propósito en la vida es completamente válido, pero estoy convencido que nadie viene al universo sin las herramientas necesarias para alcanzarlo, por lo que en la medida en que conectamos y trabajamos en función de eso que se nos da bien, aquello para lo que tenemos talento, eso que nos hace felices y realizamos con fluidez, en esa medida nos acercamos a él.

Conocer nuestro propósito es la fórmula perfecta antidepresiva, antidespechos, capaz de protegernos incluso de aquellas situaciones indeseables que nos sacan de la zona de confort y que Deepak Chopra llama “el factor X”. ¿No conoces aún tu propósito en la vida? Te ofrezco algunas claves para conectar con él:

  1. Identifica aquello para lo que eres bueno/a. Todos tenemos algún talento especial y estoy convencido de algo: nadie viene al mundo sin las herramientas necesarias para alcanzar su propósito. Si eres bueno o buena en algo, por ahí tal vez es el camino.
  2. Identifica aquello que eres capaz de hacer gratis. Hay algo que no te pesa para nada, que has hecho por otras personas por pura satisfacción, que te hace simplemente feliz, ¿qué es?
  3. Vamos más allá. Identifica aquello por lo que serías capaz de pagar para poder realizarlo. ¿Hay algo que te guste tanto hacer?

Hago esta introducción porque todos los días muchas personas, en la calle, en mis conferencias o a través de las redes sociales me preguntan: ¿cómo puedes estar tan optimista todo el tiempo, no ves lo que está pasando? La respuesta es sencilla: estoy viviendo aquí y ahora, en un lugar ideal para alcanzar mi propósito y eso tiene más peso, tiene más valor, que todo lo que está pasando afuera. Pero hay una respuesta mucho más sencilla: soy optimista porque quiero.

Esto me lleva a reflexionar sobre la siguiente pregunta: ¿qué está pasando afuera? Con tan solo hacer una breve indagación, he podido comprobar cómo muchas de esas personas que no se explican mi optimismo crónico, son co-creadores de esa realidad caótica que observan afuera. Así lo explican en uno de mis libros de cabecera, El Kybalion, como es arriba es abajo, como es abajo es arriba, como es afuera es adentro y viceversa. Lo que es real para ti, no necesariamente es real para los demás. No existe una única realidad, “la realidad” son percepciones. De allí que donde unos ven crisis, otros encuentran una oportunidad y eso es, definitivamente una elección.

¿Hay días en que soy menos optimista que otros? Sin duda, así es. Pero eso es solo una señal de que hay algo que “quiero” hacer y estoy sustituyendo con un “debo” o “necesito”, que están conectados con la carencia o el miedo. Decidir vivir la vida en función de lo que quieres, bajándole el volumen a lo que está pasando afuera, es la tarea más fascinante que nos ha sido asignada como humanidad.

La pregunta es: ¿qué te propones?

Instagram: @AlvaroRPK | Contacto: kattarproducciones@gmail.com
Fotos: cortesía de Álvaro Pérez-Kattar

 

Álvaro Pérez-Kattar - RetratoHola, mucho gusto. Soy comunicador venezolano, vivo en una isla y en un avión, dicto conferencias, hago radio y escribo libros, el primero se titula ¿Optimista, yo?, en forma de pregunta porque aquello de auto etiquetarme de esa manera, es algo definitivamente nuevo en mi vida. Es un placer para mi estar aquí y espero que disfruten algunas de las cosas que compartiremos.

5 Comentarios sobre “Esa energía vital llamada propósito”

  1. Richard Brito dice:

    Ante todo mis respetos y admiración por impecable ejemplo de mujer bella, inteligente y exitosa. Vivo en Catia y desde que tragiste la corona del miss universo a nuestro gran país he seguido de cerca tus campañas y parte de tu vida q nos has mostrado por las redes sociales. Lucho por un gran país y a través del Periscope (mi nick es rbrito69)el cual te invito a usar jajajajaj. He podido hablar de cultura, folklore, paisajes de Venezuela, cosas que hoy día pocos hacen y al contemplar los paisajes de Margarita, también veo lo grande de Venezuela y un nombre e imagen que siempre me viene a la mente eres tú,ya que eres la representación genuina de la mujer de nuestra tierra, que Dios te bendiga en cada uno de tus pasos, así como a todos tus seres queridos. Disculpa lo extenso de mi mensaje pero oportunidad como ésta de poder escribirle son pocas y llenas de emoción. Mis saludos reina de reinas!!!

  2. ediofficial_99 dice:

    Mi nombre es Edi, desde molly apareció en mi vida, se convirtió en un farol de luz, todos tus consejos, tus luchas y tus hermosos propósitos me han ayudado a seguir mis sueños es difícil pero tu ejemplo me da ánimos para seguir. Soy estudiante de comunicación social, amo la literatura y quiero llegar a ser un gran escritor, no solo grande si no influenciar a la generación relevo de mi Venezuela

  3. Brian Uzcategui dice:

    No me canso de leerte, me identifico mucho con la forma en que expresas el optimismo en cada uno de nosotros (como persona) si vas a estar escribiendo tus columnas acá cada cierto tiempo… desde ya fanatico empedernido. Saludos y éxitos.

  4. J.S. dice:

    El optimismo esa gran virtud que me ha llevado a salir adelate con todos mis propositos y logros de mi vida detesto el pesimismo adoro el optimismo, saludos, tu sabes quien soy espero me llames o me escribas.

    Un abrazo

  5. lorena lopez dice:

    Hola!, muy identificada con tu articulo, pienso lo mismo que tu con respecto al optimismo y sobre cual es nuestro propósito en la vida que muchos nos olvidamos de ese punto tan crucial y particular. Muchas veces vivimos mas en el pasado o futuro, y no en el presente. Me encanta como finaliza el articulo mencionando una frase del kybalion sumamente cierta. Gracias por recordármelo. Saludos.