Por favor gire su dispositivo
para una mejor experiencia

Más artículos
8 octubre 2017 By Gabriela Isler Choose You / Elígete a ti

Una sensación llamada soledad

¿Alguna vez has te has sentido solo aun cuando tienes amigos, familiares o conocidos a tu alrededor? No creas que es de locos, es algo que fácilmente puede pasar: podemos estar completamente rodeados de personas que “deberían” llenarnos de amor, o ser capaces de hacernos sentir acompañados y queridos, pero no siempre es así, esa no suele ser la regla.

Muchas veces podemos tener el mundo a nuestros pies, pero eso no nos asegura que nosotros seamos capaces de sentirnos acompañados y experimentar ese cariño sincero y cercano que llene nuestra alma y nuestro corazón. Esa sensación tan rara de soledad suele ser más común de lo que imaginamos, y yo no soy la excepción.

Durante mis reinados tuve que reinventar mi vida en diferentes lugares y con muchas caras nuevas a mi alrededor, teniendo a mi familia solo al alcance de un teléfono, o acostumbrándome a compartir con ellos únicamente los fines de semana cuando todavía estaba en Venezuela; o a verlos eventualmente en el año una vez que tuve que mudarme al exterior. Han sido años en los que se han acercado mí variedad de personas, unas de forma bastante honesta y otras de manera interesada, y está bien, así es la vida, de eso se trata, de aprender y crecer con todo aquel que Dios pone en nuestro camino.

Sin embargo, y como parte de esas paradojas de la vida, muchas veces y teniendo a mis seres queridos alrededor, también me he sentido sola… ¿Te ha pasado que la llamada de alguien que significa mucho para ti te da más alivio que la persona que tienes al lado? Seguramente que sí y no créeme que no estás solo en esto, a mí también me ha pasado y lo valioso es darse cuenta que cambiar esa sensación tan solo depende de nosotros, de cambiar internamente.

Si tratas de ver el panorama completo, y te pones afuera de esa ecuación, te darás cuenta que eres tú quien no está llenando sus propias necesidades y aspiraciones. Con seguridad los demás quizá ni siquiera se han dado cuenta de lo que deseas y no tienen ninguna responsabilidad directa sobre tu sentir. No olvidemos que cada quien tiene sus prioridades, necesidades y forma de ser, y no podemos pretender que las personas dejen de hacer o ser, simplemente por convertirse en esa persona que necesitamos.

Cada quien expresa su amor de formas diferentes, y solo pocos conocen o se preocupan por conocer tu forma de recibir y asimilar el afecto. En esa época escuché el audiolibro “Los 5 lenguajes del amor” de Gary Chapman y entendí que hay diferentes lenguajes, y que nuestro tanque de amor no puede llenarse con lo que otros piensen, consideren o experimenten; tenemos que ser nosotros mismos los que sepamos qué nos hace sentir a gusto y felices, y hacérselo saber a nuestros seres queridos.

Comparto entonces aquí contigo las bases de ese libro, y los diferentes lenguajes del amor, porque a mí me ayudaron a entender qué era lo que yo necesitaba para no sentirme sola y asimilar mejor mis emociones:

  • Expresiones de afirmación: son las que necesitan constantemente las personas que aprecian ser amadas por medio del oído, a les que les encanta que les digan y reconozcan cada uno de sus esfuerzos y sus logros, o que simplemente se sienten bien al recibir halagos.
  • Tiempo de calidad: es el que necesitan las personas que lo único que desean es compartir una conexión real y dedicada, llena de atención y sin distracciones, así sea por unos minutos o unas horas.
  • Actos de servicio: son los que necesitan las personas que valoran más las acciones o los gestos de apoyo que las palabras. Por ejemplo: Alberto siempre quiere que le cocine y lo consienta.
  • Regalos: es el tipo de lenguaje representativo para aquellas personas que se sienten amadas únicamente por medio de obsequios. No importa sin son detalles o grandes regalos, lo que vale es el tiempo y el esfuerzo dedicado, e incluso el dinero asociado.
  • Contacto físico: es la manifestación de aprecio que necesitan las personas que se inclinan preferiblemente por el afecto físico: un abrazo, un beso, un masaje, y demás demostraciones de cariño.

Si bien la soledad es sinónimo de carencia de atención, afecto y compañía, nosotros bien podemos identificar qué y cómo podemos llenar nuestra alma y nuestro espíritu para relacionarnos así con esas personas que puedan estar alineadas con nosotros. Evalúa entonces cómo se comunican y reciben amor las personas que te rodean y fortalece esos vínculos.

Luego de que hayas identificado el lenguaje con el que te sientes cómodo, aquí te dejo 3 tips para mejorar este tema con tus seres queridos y en tu entorno en general:

  1. A veces se habla más a través de las acciones: empieza por dar eso que quieres o esperas recibir.
  2. No exijas ser amado: coméntale a esa persona qué es lo que te haría más feliz y deja a su criterio su cambio de actitud.
  3. El tiempo es clave: date y dale tiempo a tu ser amado de entender cómo es el proceso de aprender a comunicarse con nuevo lenguaje.

Espero que este artículo te sirva de ayuda para cambiar esa sensación de soledad que pueda invadirte –estando o no solo-. Recuerda que elegir tu felicidad siempre debe ser tu prioridad, no dudes nunca frente al hecho de ponerte primero, de saber que siempre tienes la opción de #ChooseYou / #ElígeteATi.

¡Cariños!

Gabriela Isler - Firma

 

.
.
.

Foto: @bymannyroman

8 Comentarios sobre “Una sensación llamada soledad”

  1. Angely dice:

    Excelente Moli. Me pasa que por trabajo me Rodeo de muchas personas pero al llegar a casa y aun teniendo el cariño de mi familia y de mi hija me siento sola.

  2. Gabriela dice:

    ME encanto el articulo! Necesitaba algo asi! Graciassss 😊😊😊

  3. Michael Escalona dice:

    … me encanto, justamente sentía esa sensación y entro al Instagram y veo tu post y entre a la vio y accedí al link. Gracias por compartir estos tips ¡Valiosos!

  4. Ile dice:

    Hola Molly, excelente artículo, es difícil estar en esas situaciones, muchos a veces caemos y no nos damos cuenta de la soledad que sentimos sino hasta que siempre andamos tristes y no sabemos porqué, creo que también es importante escuchar nuestra alma para poder sanar y seguir adelante.
    Muchos acuden a terapia para entender y canalizar esa soledad, por mi parte, yo logré identificar el “problema” y era debido a una relación tóxica que experimenté, Dios me abrió los ojos e hizo que me diera cuenta que primero es mi amor propio y que no hay que forzar las cosas, sino dejarlas fluir.

    Aprecio tu humanidad y te admiro infinitamente, gracias por todo.

  5. ESTEFA dice:

    ME ENCANTO, ME IDENTIFIQUE MUCHO!
    ESTA HERMOSO ESTE POST, LEERE EL LIBRO!

  6. brenda nohemi mora dice:

    molli, sabes que pasa cuando siento esa sensación?, leo tus artículos y sigo tus pasos, tus consejos y lo que haces!!! eres un ejemplo aseguir y modelo para muchos al igual que para mi! con amor, desde México!!! <3

  7. Alma Govea dice:

    ¡Vaya!
    No puedo explicar cuanto bien me ha hecho leer estas palabras, enriquecen el alma y calman los pensamientos. Ahora mismo me encuentro en un mal momento, donde lecturas como estas son tan valiosas para poder avanzar y crecer ¡Muchas gracias Gabriela!

    Un enorme abrazo para ti. Te saludo desde Mcbo, Vzla❤

Comentar aquí